Recomendaciones sobre gimnasia y alimentación

Planificación e hidratación son dos factores clave a considerar para quienes empiezan a hacer una actividad física en esta época del año.

Domingo, 30 de Setiembre de 2018 - 08:15 hs

 

 

 

Empezó la primavera, sube la temperatura y muchos quieren de golpe iniciar una actividad física con la ilusión de “llegar bien” al verano y a las vacaciones.

 

Si bien siempre es una buena noticia empezar a hacer gimnasia, lo cierto es que muchas veces estos cambios de hábito no tienen en cuenta por quienes lo llevan adelante una alimentación acorde a las exigencias del entrenamiento.

 

Un nutricionista de las Estaciones Saludables plantea la importancia de llevar una correcta alimentación para aquellos que empiezan a hacer actividad física deportiva.

 

“La alimentación es un factor muy importante a la hora de arrancar cualquier actividad física. Siempre se recomiendan cuatro comidas principales: el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena”, explicó Juan Pablo Potilicky, Licenciado en Nutrición de la Estación Saludable de la Plaza Rubén Darío, en Recoleta.

 

Y agregó: “Depende de cada persona y del tipo de actividad, se pueden hacer de una a dos colaciones entre las comidas principales”.

 

Potilicky explicó que es importante incluir una alimentación variada, que tenga cereales integrales, legumbres, que son fuente de carbohidratos.

 

“Pasan por menos procesos industriales y mantienen y conservan las propiedades, como la fibra, que aporta más saciedad y da energía a largo plazo, a diferencia de las bebidas azucaradas, las golosinas o las facturas y amasados, que al tener azúcares simples y grasas, aportan energía pero que se va muy rápido y, si no se usa, se almacena en forma de grasas”, argumenta.

 

Además, según explicó el profesional, se pueden sumar todo tipo de carnes: “Siempre recomendamos carnes magras. Esto nos aporta al cuerpo las proteínas que son importantísimas para mantener la masa muscular y para cualquier tipo de entrenamiento”.

 

Hay que tener en cuenta que, a diferencia de un deportista de elite, la alimentación para una persona que recién arranca puede variar en cuanto a factores como la cantidad de los nutrientes.

 

“Hay que tratar de darle al cuerpo el combustible para realizar la actividad física. Eso es la ingesta de carbohidratos. Hay que consumirlo tanto en el bajo rendimiento como en la práctica de un deportista de elite. Los deportistas de alta competencia cambian las cantidades, ya que pasan más horas entrenando”, consideró Potilicky.

 

Planificación e hidratación, factores clave

 

Quienes piensan en entrenar, además de comer sanamente, tienen que aprender a organizar los alimentos que van a ingerir a lo largo del día.

 

Siempre se recomienda planificar para no tener imprevistos y tener que recurrir a comida comprada o de mala calidad”, explicó Potilicky. 

 

Y añadió: “Cuatro comidas y dos colaciones sería lo fundamental. Esto nos ayuda a rendir mejor a la hora de la actividad física, del entrenamiento y de la competencia. No cumplir con estos consejos podría traer bajo rendimiento, cansancio o fatiga”.

 

En esta línea, explicó el profesional, se aconseja consultar con un nutricionista, quien indagará sobre el consumo de alimentos o recomendará hacer un registro alimentario, para determinar si la alimentación que se realiza es saludable y acorde a sus necesidades.

 

La hidratación es también un aspecto muy importante a tener en cuenta siempre. Sobre todo en las épocas del año con altas temperaturas, en las que se sugiere contemplar atentamente una hidratación correcta y una alimentación que incluya diariamente frutas y verduras.

 

“Hay que estar atentos a la hidratación porque participa y cumple funciones importantísimas en el organismo. Recomiendo el agua, que es la bebida por excelencia para hidratar al cuerpo”, explicó el profesional.

 

Y completó: “A lo largo de todo el día, hay que ingerir líquidos. También puede haber infusiones, pero no descuidar el consumo de agua, de ocho a 10 vasos por día”.

 

#1078